El fenómeno Fixie, entre el esnobismo y la pasión

Foto: Geoffwaugh

Intento no dejarme seducir por las modas, pero el mundo de nuestras compañeras de metal no es ajeno a ellas y en estos últimos años ha irrumpido una francamente tentadora: las bicicletas fixies, una manera pija de llamar a una bicicleta de piñón fijo reducida a su mínima expresión. Porque una fixie no es mas que eso, la hermana urbana de la bicicleta de velódromo. Una bici con cuadro de carreras si es posible, piñón fijo (sin rueda libre) y ausencia de frenos. Se trata de reducir la bicicleta a su más pura esencia, sin elementos que distraigan su función primaria ni su elegancia: nada de desviadores, cables, manetas de cambio o freno y, por supuesto, nada de accesorios como guardabarros, transportines o retrovisores. Un cuadro, dos ruedas, manillar y sillín. Punto. Un fenómeno de retorno a los orígenes según sus seguidores.

El paraíso de las fixies está en las calles de San Francisco, donde por cierto hay que estar muy colgado para tirarse por sus cinematográficas cuestas sin frenos. Para frenar tan ligerísima montura hacen falta piernas, habilidad y mucha sangre fría. Si se trata de una frenada prevista, con el espacio suficiente y sin contratiempos, simplemente, al tener piñón fijo, tendremos que disminuir el ritmo de pedaleo hasta detenernos. Pero una de esas frenadas imprevistas, tan frecuentes en la jungla urbana, ya es otro cantar. Habrá que bloquear la rueda trasera para hacerla derrapar, desplazando el peso del cuerpo hacia la rueda delantera y deteniendo el pedaleo bruscamente a base de piernas. Una forma de frenar, como podéis ver en este vídeo, que es más una acrobacia que un medio seguro de detención.

Además, estas bicis suelen montar un manillar bastante estrecho, cuestión de meterse entre los coches en los atascos y hacer acrobacias. Y una estética que suele combinar elementos retro, como empuñaduras y sillines de cuero tipo Brooks, con colores flou o chillones.

Respecto a la técnica a la hora de rodar en una fixie, el piñón fijo y la ausencia de frenos nos permite hacer bastantes acrobacias (en fin, a los más dotados): pedalear marcha atrás, equilibrios diversos, girar el manillar 180° y, además, ligar mucho más que con una bici urbana normal, un caballo percherón al lado de nuestra esbelta gacela. Por otra lado esta simplicidad evita prácticamente cualquier mantenimiento o posibilidad de avería.

Las dos únicas concesiones que puede tener una fixie digna de tal nombre son: un freno delantero para los más sensatos y un buje mixto (Flip Flop), con piñón fijo en un lado y rueda libre en otro (basta con darle la vuelta a la rueda para elegir, aunque si elegimos el piñón con rueda libre, de fixie nada).

Obviamente, sólo tienen un desarrollo. Para ciudades llanas con pocos semáforos esto puede ser una ventaja como concesión a la simplicidad, pero para terrenos accidentados o donde haya que hacer frecuentes paradas, esto es, francamente, un horror. Porque, o bien montamos, por decir algo, un 34/15 y superamos las cuestas con el empaque que merecen tan bellas bicicletas, aunque luego pedaleemos como el conejo de Duracel en el llano, o bien ponemos un desarrollo de legionario y nos destrozamos las rodillas en pendientes y salidas de semáforo.

Por lo tanto, las cosas como son. Las fixies son, antes que nada, una apuesta estética y una filosofía de vida basada en el reciclaje y el aprecio al valor intrínseco de los objetos. Pero como bici urbana son poco prácticas e inseguras. Digo que son una filosofía de vida porque, según tengo entendido, tienen su origen en un espíritu ecológico de apasionados por la recuperación de viejas bicicletas que encontraron de este modo una alternativa barata y respetuosa con el medio ambiente para el desplazamiento urbano. Personalmente, me encanta su estética y espero tener una algún día. Sólo me queda encontrar una vieja bicicleta que se preste a la transformación. Porque de comprarla ni hablar. Y es que en esto llegó la industria y las marcas comienzan a echar el ojo a este fenómeno biciclológico. Nace la moda, y con ella, la prostitución de la idea original.

Las principales marcas ya comercializan sus propios modelos a precios astronómicos. Y esto es lo malo de las modas revival, el recuperar algo originalmente simple y barato para convertirlo en un artículo exclusivo y caro. Esta es la idea: cojo el cuadro de un modelo básico de carreras, monto una rueda con piñón fijo, me ahorro platos y piñones, desviador trasero y delantero, cableado y manetas, osea, todo lo caro de la transmisión, para colmo me ahorro también pinzas de freno, zapatas, de nuevo cableado y manetas, por poner no pongo ni timbre y saco el modelo fixie de la casa a 600 euros. Pues mire no. Por mucho sillín vintage y cromado que le pongan. Y es que yo, aunque me encantan las fixies, pardillo no soy.

La Giant Bowery, ¿vale los 600 euros que cuesta en su versión básica?

Podemos tener una fixie por muy poco dinero si tenemos una vieja bici de carreras, ya que se trata de quitar, no de poner. Bastará con bloquear la rueda libre (hay formas de hacerlo) y desmontar frenos y desviadores. Si queremos que tenga un sólo piñón y un sólo plato (si nuestra vieja bici tiene más de uno) habrá que encontrar (o comprar) un buje de piñón fijo y poner un pedalier de un sólo plato.

Así que ánimo. Montemos nuestra fixie a medida reciclando material para obtener una de estas obras de arte sobre ruedas con personalidad única, pero no nos dejemos seducir por el esnobismo gastándonos un pastón en una fixie de marca.

Enviar a Meneame

Artículos relacionados:

Publicado el 5 febrero, 2011 en Ciclismo urbano, La bicicleta y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 127 comentarios.

  1. yo ya tengo la mía pero lo de las calles y los semáforos es un martirio u.u

  2. Este articulo me a gustado mucho menos en la parte en la que dices que: Las fixies son, antes que nada, una apuesta estética y una filosofía de vida basada en el reciclaje y el aprecio al valor intrínseco de los objetos. Pero como bici urbana son poco prácticas e inseguras.
    Llevo montando en fixie antes de toda esta moda y te digo desde el conocimiento que la mejor bici que hay para moverse por ciudad es una de piñon fijo siempre que aprendas bien el como frenar, esta bici te permite ir a velocidades bajisimas sin bajar ni un pie (muy comodo en atascos por ejemplo).
    Imagina si estas bicis son tan comodas que los repartidores de NY las utilizan en su dia a dia y hay pocas ciudades con el trafico mas loco que alli.

  3. Muy buenas, vivo en Barcelona y llevo 18 años yendo a trabajar en bici. He visto la proliferación de los carriles bicis (totalmente inútiles y peligrosos) y la irrupción de las fixies, que no es más que otra moda. Las bicis de pista son prácticamente iguales, y se llevan usando desde que la bici se empezó a usar como forma de competir en deporte. Pero antes nadie iba con una bici de pista por la calle. Quizás algún ciclista preparando alguna competición, pero poco más. Desde luego, no iban con manillar plano.
    Y que a nadie se le ocurra decir que no es una moda, porque bicis de piñón fijo existen desde que existe la bicicleta, y antes, por la ciudad, sólo se veían las de los niños, y ahora se ven hasta en la sopa.
    Los que dicen que es ideal para ir por la ciudad que se den una vuelta por el Carmelo de Barcelona, o por la calle Saldes, que tiene más de un 20% de desnivel, a ver si son capaces de subir por allí sin bajarse de la bicicleta. Este tipo de bicis se ven mucho por la parte más llana de la ciudad, pero cuando la calle empieza a empinarse… desaparecen.
    Y no llevar frenos en una ciudad es una auténtica locura. Imprescindible freno delantero. Lo de ir derrapando con la rueda trasera es “super cool”, pero la cubierta te dura dos semanas, y cuando derrapas la bici se sigue moviendo hacia adelante, así que de seguridad… poca.
    Y lo más divertido es que se ven anuncios de cuadros “ideal para fixie” que antes la gente tiraba directamente a la basura, y ahora los venden por unos módicos 200 euros. Cuadros de acero, oxidados, con un peso bestial, horquillas de acero de dirección de rosca de 1″, algo que ningún ciclista quiere ver. Es como si a un informático intentas venderle un monitor de fósforo verde, porque se ha puesto de moda en Nueva York. El informático te va a decir que te lo metas por donde amargan los pepinos… Desde luego, cualquier ciclista huye de la moda fixie. La inmensa mayoría son snobs que lo han visto por ahí y quieren hacer lo mismo. Incluso he visto gente con fixies con cuadros de fibra de carbono. Desde luego, eso no es hacer una bicicleta barata reciclando componentes. Imprescindible para estar a la moda llevar barba, gafas de pasta y algún pendiente, que queda muy fashion. Si hay algún piercing, pues mejor.
    Y, como moda que es, pues lo mejor es olvidarse de sus orígenes, y ponemos unas llantas de perfil alto (que, como es una bici muy simple pesa poco, pero eso sí, con cuadro de acero, horquilla de acero…), y si en lugar de ser de radios es de 4 bastones en lugar de radios, pues mejor, aunque salga por un ojo de la cara, que no tienen ninguna ventaja, pero queda más bonita la bici.
    ¿Y los frenos? ¿Ponemos o no? Sin frenos, derrapamos con la rueda trasera y la cubierta dura 2 semanas. 20 euros por cubierta cada dos semas, pongamos que usamos la bici 50 semanas al año, hacen 25 cubiertas al año, o sea, 20×25=500 euros al año en cubiertas. O trabajas en una tienda de bicis, o eres millonario o estás mal de la cabeza. Y si ponemos frenos, ¿qué frenos ponemos? ¿ Frenos de tiro lateral monopivote de los antiguos, que no frenan prácticamente nada, o frenos modernos de doble pivote? Cualquiera que haya probado los dos, sabe que ponerle unos frenos monopivote antiguos a una bici es como comprarse una tele en blanco y negro. Si quieres frenar bien, lo mejor son unos de doble pivote. Pero se ven muchos frenos monopivote, está claro que deben ser baratos, pero frenar, lo que se dice frenar… comparados con unos de doble pivote… nada.
    Y el pedalier? Pues con cuadradillo. Hasta Campagnolo hace años que cambió su sistema de eje pedalier por uno con los rodamientos externos al cuadro parar ganar rigidez, y no digamos Shimano, que para desmontar las bielas sólo hace falta una llave allen. Pues no, una fixie ha de llevar unas bielas con eje de cuadradillo, que flexan mucho más y son imposibles de desmontar sin un extractor de bielas.

    Evidentemente, cada cual hará lo que le plazca. Una bici de piñón fijo, a nivel mecánico es lo más sencillo que hay. Sin embargo, a nadie se le ha ocurrido hacer una fixie con tracción por correa dentada en lugar de cadena, que no tiene nada de mantenimiento ni ensucia lo más mínimo. A nivel de peso, la mayoría son más pesadas que una bicicleta de carretera actual: el acero hace que la bicicleta no se tan liviana como podría ser si el cuadro fuera de aluminio o fibra de carbono. En cuanto a prestaciones: pues, para subir no sirve, y un manillar plano resulta incómodo a la hora de acelerar y permite una sola posición para las manos. Algunos dejan un manillar ridículamente estrecho, pensando en que es más fácil meterse entre los coches, pero es que no sólo vas a meter el manillar entre ellos, también vas a meterte tú, meter un manillar más estrecho que tu anchura sólo perjudica el control de la bici y no mejora la facilidad para meterte entre los coches.

    Por lo que a mí respecta, son unas bicis muy sencillas mecánicamente, muy baratas si las haces con piezas viejas, pero yo no las usaría por ciudad, a menos que te guste el peligro o hacer series saliendo de parado.

  4. Hola comento en este foro para aconsejar NO COMPRAR EN “LA BICICLETA DE COLORES”, si estáis buscando bicicletas fixie es una empresa irresponsable y pesetera que no se hace responsable de sus propios defectos al mandar productos incompletos.
    Muchas gracias.

  5. Hola comento en este foro para aconsejar NO COMPRAR EN “LA BICICLETA DE COLORES”, si estáis buscando bicicletas fixie es una empresa irresponsable y pesetera que no se hace responsable de sus propios defectos al mandar productos incompletos.

  6. poco practicas? Una vez que las pruebas, el resto de bicis te parecen inutiles, en ciudad hablo.

  7. Hola. Soy de México. Yo no cambiaría mi bici urbana por una fixie, por mucha destreza que tenga uno pedaleando una de éstas es como jalarle la cola al diablo retándolo, andar en bicicleta tiene en común con el manejo de un auto que se tiene que hacer con precaución, cuidándose uno, a los demás sea peatón, animal, auto, mobiliario; a mis 46 años con 30 de ciclista, (recorro 40/km al trabajo), y sin un sólo incidente, soy feliz con mi urbana de relación 48-11, quisiera convertirla a 50-10 porque me acabo a veces la cuerda y no da para mas, los accesorios que llevo en la bici los prefiero a necesitarlos y no llevarlos.
    En fin, modas pasajeras.
    Saludos.

  8. David menack

    La verdad estas bici te roban la atención no puedes dejarlas de mirar respecto al precio y el glamour que siempre le ponen la grandes marcas alas bici no me complace sencillamente por que hace creer alas personas que no pueden disfrutar de la bici si no es cara o de marca y comparto la idea original de rescatar las viejas .. En seguridad es cierto que uno como principiante no pasaría el primer semáforo yo en lo personal me. Importa demasiado la estética así que optaría por un (contra pedal) saludos a todos y no importa lo que tengan sean felices con sus bicis 🚴🚴👍👍

  9. en la habana CUBA en los 90 ya estaba esta moda y las bicis eran mas guapas aun , le poníamos parrilla cromada atrás y dos pernos que los haciamos en un torno en los tornillos de las ruedas de atrás y eran guapísimas , lastima no haber tenido en ese tiempo la moda de las fotos a cualquier cosa .
    espero que algún CUBANO lea esto y me haga recordar viejos tiempos o alguien que tenga algún recuerdo de lo que hablo .
    ibamos por el MALECON DE LA HABANA con nuestras novias (jefas ) DETRAS EN LA PARRILLA hibamos a toda leche , una pasada .
    nos poniamos la bicicleta (una 28 normalmente) a nuestro gusto en colores .
    que tiempos.
    me parece bien esta moda de piñon fijo .
    asi aprendi yo a montar .aunque hace 20 años que vivo en barcelona .

  10. get the greatest Flashlight anywhere

  11. José Luis Guerrero

    Muy ilustrativo pero no gracias, no cambio mi bicicleta por una fixie, mucha sangre fría y piernas para andar en ellas y yo principalmente busco llegar a mi destino en una pieza.

  12. Tengo 20 años de experiencia con todo tipo de bicis y veo el fenómeno fixie como un capricho pasajero en una sociedad caprichosa e ignorante. Las fixie están muy bien pero no sirven en la mayoría de ciudades que conozco. Subir en Madrid la cuesta de Segovia por ejemplo con un desarrollo 46-18, aparte de misión imposible producirá una lesión o te destrozará las rodillas en poco tiempo. Cuando el 80% de las salidas son urbanas y hay desnivel, hay opciones mas allá de las MTB (otra moda) como una gravel, que sigue siendo una bici rígida y ligera, para cualquier terreno, sin excesivas complicaciones y bajo mantenimiento.

  13. Bueno, lo que hay que oir, los fixeros contandonos que subir las cuestas de madrid o bacelona con una fixie es lo mas, yo no he visto ninguna fixie subiendo la calle segovia , aunque si a un animal de bellota subiendo granvia a lo pantani,y que no tardará mucho en tener las rodillas de madera y las piernas arqueadas a lo Bahamontes. Cuando coinciden todos los estudios médicos que hay que mantener una cadencia e pedaleo mínima para evitar lesiones,sobrecarga para la articulación de la rodilla y desgaste de tejidos. Lo de ir sin frenos, pues nada que mas da. ¿No hay gente que hace balconing y se mata?. Pues igual, selección natural se llama.

  14. Nos encanta esta tendencia de bicicletas más ligeras para ciclistas urbanos! Nosotros desde Conecta Bike queremos mejorar la seguridad de los ciclistas y por eso hemos diseñado un dispositivo que, entre otras cosas, cuenta con intermitentes de seguridad y llamada de emergencia en caso de accidente. Si quieres saber más puedes visitar nuestro blog. Un saludo!

  15. Bueno, me he “gastao un pastón” en una fixie nueva, una Leader y vaya que el artículo tiene razón, en una ciudad tan accidentada como la mía (Bogotá) no resulta 100% práctico pues las calles y andenes están llenas de baches y sobresaltos, sin embargo montarla en calles llanas y en buen estado es muy placentero, pero no ha cumplido el propòsito real que era transportarme tranquilo por toda la ciudad, que bueno que no vendí mi playera.

  16. Yo creo que nunca me acostumbraria a usar una fixie porque siempre hay que estar pedaleando hasta para frenar.Me quedo con la velocidad simple y a piñon libre.buena pagina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: